Los préstamos de capital privado a una sola cuota tienen como característica principal que el dinero prestado más los intereses se devuelven al final del periodo pactado en una única cuota. El plazo de devolución suele ser un años o menos.

Este tipo de soluciones es perfecta si se necesita liquidez de forma urgente y segura. Todas los préstamos de esta tipología son inscritos en el registro de la propiedad y se formalizan siempre ante notario.

Los gastos asociados a la firma: notario, inscripción en el registro de la propiedad y otros gastos, se incluyen en el importe total a devolver con lo que el cliente no tiene que pagar nada de forma inicial. El único gasto que se puede producir es la tasación del inmueble.

Los préstamos de capital privado tienen una serie de ventajas sobre los préstamos bancarios. Se trata de un préstamo urgente de rápida concesión, si dipone del aval necesario la operación se puede formalizarse en solo 48 o 72 horas. No hay que justificar ingresos y no importa la inclusión en ficheros de morosidad. Tampoco existe una edad máxima como requisito.

Puede pensarse que estipo de préstamos resulta muy caro pero pueden compararse con los créditos rápidos de una financiera e incluso, dependiendo de la zona, del inversor y del inmueble se pueden conseguir préstamos de capital privado al 7,99%. Un interés muy competitivo más barato que un crédito rápido.

Para poder solicitar un préstamo de capital privado es necesario disponer de un inmueble libre de cargas o con muy poca hipoteca pendiente.

capital privado a una sola cuota